Una Colonia de maravillas

Una Colonia de maravillas

Una Colonia de maravillas

 

Colonia es una propuesta excepcional y con todos los condimentos. A lo largo y ancho del territorio departamental se pueden encontrar diferentes atracciones para los más variados gustos.

 

Quesería

Los quesos forman parte de la historia del departamento y del país. Fue en Nueva Helvecia, su reconocida cuna, donde nació la primera quesería a instancias de un inmigrante que próximo al año 1870 exportó su sabiduría y voluntad hasta estas tierras. Para permitir no solo que surgiera esta tan arraigada tradición, sino para que también se produjera una onda expansora que ha hecho que la zona se convierta en una referencia.

 

En Nueva Helvecia se puede conseguir quesos en supermercados, almacenes y también en puntos de ventas especializados en alimentos artesanales. Porque es bueno también mencionar que la calidad de los quesos también se vio acompañada por la calidad en dulces y mermeladas. Recuerdos infaltables en una visita a la ciudad (además de una linda foto en su portal de entrada y en su monumento a Los Fundadores en plena plaza local)

 

Patrimonio

Colonia del Sacramento es uno de los principales puntos turísticos de nuestro país, y es también, uno de los mayores receptores de visitantes. Su proximidad a Buenos Aires –a tan solo una hora de viaje- y su también cercanía a Montevideo –a poco más de dos horas- hacen que sea un destino perfecto para una estancia larga o una breve estadía de fin de semana.

 

Más allá de su hermosa impronta natural y fortuna geográfica, su historia y su patrimonio son el factor convocante más fuerte. Su antiguo Barrio Histórico, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en el año 1996, es un paseo imperdible. Allí se puede ver el diálogo entre las construcciones españolas y portuguesas –fuerzas ambas muy influyentes en la conformación de la ciudad-, en sus casas, calles y todo tipo de construcciones. Bien vale hacerse una escapadita a sus museos, al Teatro Bastión del Carmen, a casas de artes, artesanías y a deliciosos restaurantes. Y saliendo del centro, bien merece la pena también hacerse una caminatita o alquilar una bicicleta para llegar a la antigua Plaza de Toros en el Real de San Carlos yendo por la rambla.

 

Vinos

En la zona oeste del departamento, se encuentra la zona vitivinícola del departamento y uno de los mejores ambientes para cultivar la vid. En este marco, la ciudad que más convoca es Carmelo, en torno a la cual históricamente se han establecido numerosos emprendimientos para producir excelentes vinos. La fama carmelitana en cuanto a la excelencia de su producción es ampliamente reconocida en numerosas partes del mundo, incluso merecedoras de cuantiosos premios.

 

Un buen plan a la hora de visitar la región es visitar las atracciones de Carmelo –en verano: aprovechar su playa, el puente giratorio, la plaza, etc.- e iniciar un recorrido vitivinícola por la zona. En el mismo, no perder la oportunidad de catar y degustar los sabores que propone el viaje.

 

 

Sabemos que las tres partes de este mismo destino son muy tentadoras, ¿hay alguna que te motive más? Déjanos tu comentario debajo!